El té y su influencia en el tejido ocular

Hasta ahora hemos sido conscientes de los beneficios que el Té Verde aporta a nuestro organismo, además ahora se están promocionando su alta concentración de antioxidantes llamadas catequinas que son beneficiosas para la lucha contra las enfermedades del corazón y cáncer.

En un estudio publicado en la revista Journal of Agricultural and Food Chemistry los investigadores afirman que las catequinas ayudan a proteger los delicados tejidos del ojo del glaucoma y otras enfermedades oculares. Hasta ahora no se sabía si las catequinas del té verde eran capaces de ser absorbidos por los tejidos del ojo, ahora según el estudio ya está comprobado.

Otro estudio sobre el té verde de 2010 realizado por la Universidad China de Hong Kong también demuestra que los ojos pueden absorber los antioxidantes del té verde, teniendo un efecto protector, según los investigadores, ya que uno de los constituyentes principales del té verde : la epigalocatequina-galato, comúnmente conocido como EGCG, está presente en todos los tipos de Camellia Sinensis té pero sólo se encuentra en abundancia en el té ligeramente oxidado como el té verde  y tiene el beneficio de  proteger la visión al menos en cuatro vertientes:

  1. - Protege contra el estrés oxidativo
  2. - Protege la retina contra los rayos UV
  3. - Evita la formación de cataratas
  4. - Protege contra la degeneración macular relacionada con la edad y el glaucoma.

 

Gracias a estos estudios podemos reivindicar aún con más énfasis el hecho de disfrutar tomando una buena taza de té, y si sientes que tus ojos brillan más después de habértela tomado ya sabrás por qué es…

 

En todos los casos le recomendamos consultar con su médico, terapeuta u otro profesional de la salud competente. La información contenida en este artículo tiene una función meramente informativa.

Share

Por Tea Shop en Healthcare el 20 octubre, 2011 Coméntalo (0)

Bayas las perlas del Bosque

¿Quién no ha disfrutado de una tarde en familia recogiendo frutas del bosque?  Su atractivo color y la oportunidad de disfrutar de los aromas de la infancia  tienen un innegable poder de seducción. Pero además las bayas nos aportan multitud de nutrientes, que se expresan en sus brillantes colores. Existen más de 250 variedades comestibles, y sus usos gastronómicos y medicinales son incontables.

La mora y la frambuesa son las más reconocibles de nuestras bayas silvestres. La mora resulta beneficiosa para las personas anémicas por su combinación de vitamina C y hierro. Son de color morado y maduran al finalizar el verano.

La frambuesa es de color rosado intenso, y destaca por ser rica en flavonoides, un tipo de antioxidante. Su sabor es más ácido que el de las fresas y su tamaño es menor que el de estas.

De los países anglosajones nos llegan otras frutas como los arándanos y las grosellas.

Los primeros, en especial los rojos (cranberries) contienen antocianinas, que les proporcionan virtudes antioxidantes, antiinfecciosas y antiinflamatorias. Las grosellas por su parte  son digestivas y descongestionantes del hígado.  Además un vaso de su zumo contiene tres veces más vitamina C que una naranja.

Debido a su corta época de recolección, cada día es más frecuente encontrarlas de cultivo, lo que nos ofrece la posibilidad de disfrutarlas todo el año. Pero si nos llevamos un cesto lleno a casa tras un paseo, la mejor opción es aprovecharlas para preparar cualquiera de las recetas tradicionales a base de fruta, mermeladas, confituras, jarabes…

Te proponemos una sencilla receta de mermelada de moras, pero que puedes aplicar a cualquier tipo de fruta.

Mermelada de moras

Ingredientes:

350g de moras

½ Kilo de azúcar

Preparación:

Esterilizamos los tarros en los que vayamos a guardar la conserva, durante 15 minutos.

Lavamos la fruta y eliminamos los

rabitos.

En una cacerola, mezclamos la fruta con el azúcar y removemos durante unos 20 minutos, hasta alcanzar la textura deseada.

Pasamos por un colador chino para eliminar las pepitas.

Llenamos los tarros y en caso de que no sean herméticos, los hervimos al baño maría para hacer el vacio.

Por supuesto siempre quedará alguna para añadir a tus infusiones, y en caso contrario, elya lo ponemos nosotros.

Share

Por Tea Shop en Healthcare, Taller de Té el 13 octubre, 2011 Coméntalo (0)