COMBATE EL ESTRÉS CON TÉ VERDE

Son muchas las situaciones que en nuestro día a día nos pueden llevar a padecer estrés. Los cambios hormonales, los problemas en el trabajo, discutir con nuestra pareja o con nuestro jefe, e incluso los cambios bruscos de tiempo pueden hacer que caigamos en un estado de nerviosismo que consigue arruinarnos el día. El problema viene sobre todo si  este estrés se mantiene en el tiempo, pasa a convertirse en crónico y puede llegar a comprometer la salud de nuestro organismo.

Varios estudios han demostrado que el té verde es una buena herramienta que nos ayuda a combatir el estrés. Ello se debe a uno de sus componentes: la L-Teanina. Un aminoácido considerado antiestrés que se encuentra, en mayor medida, en el té verde, aunque también está presente en los demás tipos de té, puesto que todos se elaboran a partir de la planta Camellia Sinensis.

La L-teanina actúa rápido en el organismo (en menos de 40 minutos) favoreciendo la generación de un estado mental similar al que se obstine mediante técnicas de relajación. Descubramos algunos de sus beneficios sobre nuestro organismo:

  • Actúa como relajante y tranquilizante
  • Mejora el estado de ánimo
  • Mejora la agudeza mental
  • Estimula la concentración
  • Mejora los procesos de aprendizaje
  • Modula el sistema inmunitario
  • Disminuye la tensión arterial
  • Mejora la calidad del sueño

Leyendo esta lista es posible que os hagáis preguntado cómo puede ser que nos relaje y a la vez nos active. Pues, esto se debe a que la L-Teanina inhibe al cerebro de las sustancias que provocan el estrés mental al que estamos sometidos e influye directamente en nuestro estado físico, calmándolo también. Consecuencia de ello, vamos a ser capaces de procesar mejor la información y pensar con más rapidez. A la vez al reducir el estrés mental  va a aumentar el estado de atención y concentración, mejorando los procesos de la memoria, el aprendizaje, el razonamiento o el procesamiento del lenguaje, entre otros.

Así pues te recomendamos beber de dos a tres tazas de té verde diarias. Debemos reservarnos un momento de calma para disfrutar de esa taza de té y de este modo relajar a la vez nuestra mente y cuerpo. En un marco de tranquilidad, elegimos el té que más nos apetezca, lo preparamos y observamos cómo sus hojas se infusionan para a continuación disfrutar de los diferentes matices en sabor y aroma de nuestra infusión.

No olvides que lo más importante es disfrutar del momento presente y del placer de disfrutar de unos minutos para nosotros.

 

Share

Comentarios y Opiniones

  1. rubi milena dice:

    hola muy buenas tardes
    mira me encanta todo lo de salud bienestar decoracion etc que tan probable es que me llegue ha mi correo todo sobre la pagina dia ha dia noticias todos
    gracias por su atencion

¡Nos gustaría conocer tu opinión!