En verano: Más que agua, agua con té

Mantenernos bien hidratados es esencial para la salud, se realice o no actividad física y en cualquier época del año.

En verano, con la subida de los termómetros es necesario prestar atención a la cantidad de líquido que reponemos, ya que perdemos más que en otras estaciones. Lo que se recomienda en general es beber de 2 a 3 l de líquido al día, preferiblemente agua.

El té constituye una alternativa natural y su sabor estimula un mayor consumo de líquidos, sin olvidarnos de que lo preparamos con agua. Pero una de las creencias populares más extendidas sobre las bebidas con cafeína es que producen deshidratación, por su efecto diurético.

Una investigación sobre varios de los efectos del té negro promovida por el UK Tea Council (publicado en el European Journal of Clinical Nutrition en 2006), muestra que el té hidrata el organismo con tanta eficacia como el agua, con el beneficio añadido de su aporte de antioxidantes. La cafeína, en dosis muy elevadas, puede causar deshidratación, pero según los investigadores resulta casi imposible obtener este efecto bebiendo té, aunque preparemos una infusión muy concentrada. Lo que resalta la revisión de los resultados es que aún en caso de preparar té fuerte, se obtiene un beneficio neto de fluido positivo. También se refleja que cualquier riesgo relacionado con el consumo excesivo de cafeína, se puede evitar limitando a 8 (2 l) nuestras tazas de té diarias. Teniendo en cuenta que el estudio se ha realizado sobre el té negro, este margen es mucho mayor si optamos por tomar té verde, una opción más baja en cafeína y con sabores muy adecuados para la época estival.

Solo nos queda disfrutar de nuestras mezclas favoritas también en verano.

Share

¡Nos gustaría conocer tu opinión!