Ice Tea con limón; cuídate el doble

 

Sube el mercurio y vamos buscando una sombra bajo la que cobijarnos. Si la acompañamos con un buen vaso de Ice Tea la felicidad es casi completa. El Té helado es una bebida llena de vitaminas y antioxidantes que nos ayuda a mantener la hidratación en verano. Para elaborarlo podemos utilizar cualquier variedad de té, pero si elegimos tés verdes y blancos, tendremos bebidas más ligeras y refrescantes, bajas en cafeína y llenas de antioxidantes, que nos ayudan a proteger nuestro organismo de la oxidación producida por los radicales libres, producidos por los procesos metabólicos.

La receta más sencilla para el Ice Tea consiste únicamente en añadir unas rodajas de limón a nuestro té favorito y añadir hielo. Este sencillo gesto nos ayudará a aprovechar mejor los antioxidantes del té verde.

Las catequinas son los antioxidantes mayoritarios en la composición del té verde, aunque solo permanecen en nuestro organismo un 20% de las que ingerimos tras la digestión.

Los cítricos como el limón, contienen Vitamina C que también actúa como antioxidante, lo que convierte a un sencillo té con limón en una bebida el doble de sana.

Según un estudio* de la Universidad de Purdue, publicado en 2007 en “Molecular Nutrition and Food Research” por Mario Ferruzzi, el hecho de añadir jugo de limón al té verde aumenta la capacidad del organismo para retener las catequinas en un 80%.

Combina tus tés favoritos con cítricos y te refrescarás a la vez que te cuidas.

(*) Fuentes: Purdue University; Citrus Juice, Vitamin C Give Staying Power to green Tea Antioxidants; Douglas M Maine; November 2007

 

Share

¡Nos gustaría conocer tu opinión!