Rooibos, tu bebida isotónica natural

Si pensabas que las bebidas isotónicas solo se compran en el supermercado, vamos a contarte porque el rooibos puede formar parte de tus hábitos deportivos.

Las bebidas isotónicas, también llamadas deportivas o rehidratantes,  nos ayudan a rehidratar nuestro organismo tras la práctica deportiva intensa (de más de 1 hora de duración) y también son efectivas para prevenir la deshidratación que pueden provocar las altas temperaturas, reponiendo rápidamente el agua y otras sustancias que se pierden con la sudoración.

Su composición tiene como base el agua,  a la que se añaden azúcares, para mantener los niveles de glucosa en sangre. Las sales minerales, como el calcio, el potasio, el sodio y el fósforo, indispensables para los procesos metabólicos también se incluyen en sus componentes.

Mantenernos hidratados es muy importante, y no es aconsejable esperar  a tener sed para beber, ya que sin darnos cuenta nuestro cuerpo puede llegar a perder hasta un 2% del agua que contiene, con lo que estaremos perdiendo capacidades físicas y de rendimiento.

¿Cuándo es conveniente tomar bebidas isotónicas?

¿Estas preparado para tu entrenamiento? Ahora que empieza el calor, el rooibos te ayudará a mejorar tu rendimiento. Para una correcta hidratación es bueno beber agua antes de iniciar la actividad que vayamos a desarrollar. Después de la práctica deportiva o durante la misma, tomar bebidas isotónicas aunque no tengamos sed, nos permitirá mantener el ritmo y reponer todo el líquido y los nutrientes que estamos perdiendo. Lo ideal es que la bebida esté fresca pero no fría.

¿Por qué el Rooibos es una bebida isotónica?

El rooibos es una planta sudafricana, sin cafeína, rica en vitaminas C y E y minerales como,  hierro, calcio, cobre, potasio, manganeso, magnesio y flúor. Además contiene Notofagina, un glúcido que le proporciona un sabor dulce sin necesidad de edulcorantes.

Para preparar tu bebida isotónica con rooibos, te proponemos una sencilla receta a partir de la famosa limonada alcalina, una bebida casera que nos ayuda a rehidratarnos de manera más eficaz que el agua, donde solo es necesario sustituir el agua por una sabrosa infusión de rooibos.

 

Share

¡Nos gustaría conocer tu opinión!