Charming Tea los huevos de Pascua más golosos.

En el año 1884, un joyero ruso llamado Peter Carl Fabergé recibió un encargo del zar Alejandro III. Debía diseñar una pieza muy especial para su esposa María Ferodrova como regalo de la gran fiesta de Pascua. El regalo consistió en un huevo con cáscara de platino que contenía dentro uno más pequeño de oro. Al abrirse este último, se encontraba una gallina de oro en miniatura que tenía sobre su cabeza una réplica de la corona imperial rusa.

Este regalo tan especial agradó tanto a la zarina que el zar ordenó que Peter Carl Gustavovich Fabergé fabricara un huevo de Pascua cada año para ella, estipulando solamente que el huevo fuese único y que encerrase una sorpresa.

Para el diseño de los huevos imperiales Fabergé se inspiró en distintos estilos artísticos europeos; como el Barroco, el Rococó, el Neoclásico o el Modernista, así como en obras de arte que contempló durante sus estancias y viajes por Europa.

Elaborados en distintos materiales y recubiertos de incrustaciones de piedras preciosas y semipreciosas, cada uno de ellos guarda una sorpresa dentro como figuras en miniatura o retratos de la familia Romanov.

Entre los años 1885 y 1917, la Casa Fabergé elaboró un total de 69 huevos para los zares, la aristocracia y la élite industrial y financiera, de los cuales se conservan 61, repartidas por todo el mundo.

Inspirándonos en estas preciosas obras de arte Tea Shop te presenta en exclusiva la Colección Charming Tea. Cada huevo guarda en su interior una de nuestras variedades más exquisitas de tés de chocolate.

Para su elegante diseño nos hemos inspirado en cuatro joyas arquitectónicas: el Palacio de Versalles , el Museo del Hermitage en San Petersburgo , el Palacio de Buckingham de Londres y la Galería Uffizi en Florencia .

Una auténtica joya con la mejor de las sorpresas en su interior, perfecta para regalar o coleccionar como sofisticado elemento decorativo.

 

 

 

Por Tea Shop en Tés del mundo el 10 abril, 2014 Coméntalo (0)

MATCHA, EL MEJOR ALIADO PARA LA PRIMAVERA

El próximo 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud. Por ello, hoy queremos hablaros del Té Verde y en especial del Matcha, un té lleno de beneficios para nuestra salud, gracias a  su elevado contenido en antioxidantes y vitaminas.


Precisamente, es en esta época del año cuando sus propiedades serán de lo más beneficiosas para nosotros. Y es que con la llegada de la primavera nuestro cuerpo se prepara para despertarse, igual que ocurre en la naturaleza. Con el buen tiempo pasamos más tiempo al aire libre, disfrutamos de la belleza floral y recuperamos las defensas. Para prepararnos y sentirnos llenos de vitalidad, es importante que en nuestra dieta diaria tengamos en cuenta tomar alimentos que nos aporten antioxidantes. Los del Té Verde protegen a nuestro organismo de la oxidación celular, mejorando nuestras defensas y ralentizando el proceso de envejecimiento.

De entre todas las variedades de Té Verde, queremos destacaros el Matcha, un Té Verde japonés elaborado con las hojas más tiernas de la planta reducidas a un fino polvo en un molino de piedra. El polvo de Matcha se disuelve en agua por lo que literalmente ingerimos las hojas de té. Esto significa que proporciona una mayor potencia de catequinas, clorofila y antioxidantes. Su alto nivel en antioxidantes nos ayuda a neutralizar la acción de los radicales libres. Además regula los niveles de colesterol y mejora la circulación; mejora el metabolismo de las grasas; mejora el rendimiento intelectual gracias a la L-Teanina y su contenido en fibra dietética beneficia el transito intestinal y regula el nivel de azúcar en la sangre.

El Matcha lo podemos preparar de diversas formas, y se puede tomar tanto en frío como en caliente. Además su particular textura y su herbal y ligeramente dulce sabor, han convertido al Matcha en un ingrediente utilizado tradicionalmente para la elaboración de repostería y otras recetas, como batidos o helados.

En las próximas semanas os sorprenderemos con algunas recetas deliciosas y saludables para que descubráis con nosotros este magnífico té.

 

 

Por Tea Shop en Healthcare, Tés del mundo el 3 abril, 2014 Coméntalo (0)

EL PLACER DEL CHAI MÁS ADULTO

Con la vuelta del frío que os proponemos una receta que seguro os parecerá de lo más apetecible. En Tea Shop nos gusta jugar con la combinación de sabores y por ello os proponemos una bebida llena de matices y de agradable textura para el paladar. Eso sí, es una bebida sólo apta para adultos. ¿Os animáis a probar el Bourbon Chai?


En este caso, hemos utilizado el Indian Chai, la tradicional mezcla hindú de tés de Assam y especias. Aún así, la combinación de especias de cualquier de nuestros tés de inspiración Chai combinarán a la perfección con la cremosidad de la leche y el  inconfundible sabor del Whisky Bourbon. El Bourbon, una bebida con destacadas propiedades medicinales y gustativas, fue creada en 1789 por un reverendo bautista de origen escocés en el condado Bourbon de Kentucky. El Whiskey Bourbon se diferencia de los otros tipos de whiskeys en los ingredientes, el envejecimiento y en la pureza del agua utilizada.

Descubre como preparar nuestro Bourbon Chai y disfruta de su aromático y especiado sabor.


 

Por Tea Shop en Taller de Té, Tés del mundo el 28 marzo, 2014 Coméntalo (0)

EL ARTE Y EL TE (II)

Seguimos con nuestra serie “Arte y Té” donde vamos descubriendo juntos el sorprendente protagonismo de esta milenaria bebida en el mundo del arte.

Le goûter (La merienda) de Jean Metzinger, 1911. Philadelphia Museum of Art

Este cuadro también conocido con el título de Tea Time y Femme à la Cuillere fue creado en 1911 por el artista francés Jean Metzinger (1883-1956), quién después de haber experimentado el neo-impresionismo y el fauvismo, se encaminó hacia el cubismo. Este cuadro fue creado cuando, tachado de plagiario por la crítica, decidió librarse de la influencia excesiva de los pioneros de la vanguardia y se dedicó a pintar obras más originales como esta misma.

 

Tea de Henri Matisse, 1919. Los Angeles County Museum of Art

Henri Émile Benoît Matisse (1869 – 1954) fue un pintor francés conocido por su particular uso del color y por su original y fluido dibujo. Fue estudiando leyes en París cuando, convaleciente a causa de una apendicitis, su madre le empujó a pintar y descubrió su verdadera vocación. Más tarde, junto a André Derain y Maurice de Vlaminck, fueron bautizados como el grupo de les fauves (“las bestias salvajes”) por su estridente uso del color, distorsión de las formas y sentido expresionista en la captación de emociones. Considerado como líder del radicalismo artístico, su obra destaca por un uso sensual a la vez que equilibrado del color, como se puede apreciar en este cuadro.

 

The Tea Cup de Jackson Pollock, 1946. Collection Frieder Burda, Baden Baden

Paul Jackson Pollock (1912 -1956) fue un referente en el movimiento del expresionismo abstracto. El carácter marcado de su obra, impregnada de movilidad, se define por el uso de técnicas innovadoras como el “Action painting”, que consistía en posicionar el lienzo de grandes dimensiones a ras del suelo y utilizar los pinceles de forma rígida, contundente y con movimientos rápidos, bruscos y autómatas. Paradójicamente esta pintura sorprende por la serenidad y balance que proyecta, y es que fue elaborada en una época en la que vivió más relajado, alejado del alcohol y en contacto con la natura.

Por Tea Shop en Tea People el 20 marzo, 2014 Coméntalo (0)