¿Pongo azúcar en mi té? Dudas y Sacarofobia

Una de las cuestiones que siempre nos preguntan es si es bueno o no poner azúcar en los tés. Endulzar o no endulzar, esa es la cuestión.
Las preguntas más frecuentes son: ¿Si le pongo azúcar no se apreciará correctamente el té? o  ¿Será adecuado con esta variedad de té?. Aunque a veces el tema va más allá y nos planteamos hasta si vamos a hacer el ridículo si ponemos el azucarero en la bandeja. Ante esta situación en la que necesitamos consultar por lo menos una guía de protocolo para atrevernos debemos mantener la calma y pensar que la solución resulta mucho más sencilla.

Será el tipo de té que vamos a preparar y cómo pensamos tomarlo lo que nos hará decidir cómo lo tomaremos.

Las variedades de té de mayor calidad, merecen que las apreciemos en sí mismas (sin edulcorantes), deteniéndonos en todos los matices que el artesano se ha esforzado en trabajar. En cambio, la cosa es distinta cuando lo que tenemos en nuestra taza es una mezcla de sabores, donde lo que queremos es resaltar el ingrediente. En este caso añadir azúcar, miel u otro tipo de edulcorante, va a realzar los sabores de las flores, frutas, especies u otros componentes.

Es imprescindible el aporte dulce en el caso de preparar Ice Tea, ya que con una temperatura más baja, nuestro sentido del gusto necesita mayor intensidad de estimulo.

Pero cuando nos decidimos a edulcorar lo que más molesta es no haber recordado disolver el azúcar cuando el té estaba aún caliente. ¿Es misión imposible si ya esta frío? Tenemos una recomendación: lo podemos hacer con comodidad con Sukarté, un jarabe de azúcar líquido que se disuelve inmediatamente en cualquier bebida, fría o caliente, y que también podemos utilizar en la cocina.

Lo que importa finalmente es que el resultado final nos resulte apetecible, sin dejarnos influir por “normas” de urbanidad no escritas.

 

Esperamos haber contribuido a ayudaros ante el dilema: ¿pongo azúcar a mi té?.

Share

¡Nos gustaría conocer tu opinión!