Cocktails con té

El hombre siempre ha querido mezclar los líquidos que ingería para hacerlos más apetecibles. Ya los griegos mezclaban el vino con miel, resinas y plantas aromáticas. Hipócrates 400 años antes de Cristo, es quizás el primer testimonio que nos habla de la mezcla de varios elementos para conseguir una bebida agradable y estimulante con su famoso Vinum Hippocraticum, mezcla de vino, angélica, genciana, almendras y otras yerbas.

El origen del “cocktail moderno” se sitúa casi con toda seguridad en el continente americano, aunque hay distintas historias que sitúan su nacimiento en distintos lugares y bajo circunstancias variadas.

En lo que no hay ninguna duda es el origen literal de la palabra que significa “cola de gallo”, de ahí que el emblema de la coctelería sea la cola de un gallo que muestra todos los colores del arco iris. La palabra apareció impresa por primera vez en 1806 en una publicación americana, The Balance, en que se la designaba como una ” bebida estimulante realizada a base de un alcohol cualquiera, amargos, azúcar y agua”.

El té aporta a estas preparaciones aromas y gustos bases; mineral, vegetal, floral, terroso, torrefacto, ahumado… potenciando el gusto y aroma natural de las mezclas. Además proporciona un toque refrescante y ligero, ofreciendo un sinfín de posibilidades para crear nuevas bebidas o recrear clásicos.

Os dejamos una sugerencia para estimular vuestra creatividad: Daiquiri de fresa.

Para prepararlo debes mezclar:

 

  • 3/6 Ron blanco
  • 1/6 Triple Seco
  • 1/6 Infusión de té Gracia Blend ® Green
  • 1/6 Zumo de fresa
  • Zumo de limón
  • Hielo pilé
  • Fresa fresca (para decorar)

 

 

Share

¡Nos gustaría conocer tu opinión!