El té y su combinación con los alimentos

El té al igual que otras bebidas se puede combinar con alimentos, realzando así sabores y aromas, y convirtiendo el acto de comer en una experiencia diferente y llena de matices. Aunque nosotros estemos poco acostumbrados, hay culturas que incorporan el té para acompañar sus comidas, como en China o en Japón.

Os animamos a tomar vuestra siguiente comida acompañada de una taza de té y experimentar los efectos que produce dicha combinación.  Partiendo de la tipología del té, os proponemos algunos platos con los que son fácilmente combinables:

Té Blanco

Debido a su delicado sabor, se recomienda el emparejamiento con sólo alimentos de sabores muy suaves. Por ejemplo, con arroz blanco o pescado blanco. Probad con el Pai Mu Tan, cuyo aroma fresco y floral, combina bien con verduras dulces o pescados blancos.

Té Verde

Su sutil aroma y refrescante sabor se adapta bien a los alimentos suaves, tales como marisco, arroz, ensaladas, melón o pollo. Os recomendamos el Japan Sencha, uno de los tés verdes japoneses más populares, cuyo sabor fuerte casa bien con el sushi o aperitivos. Otra opción, es el popular té verde chino Lung Ching, ligero y refrescante en boca, cuyo retrogusto de nueces tiernas combinará bien con ensaladas o platos con aliños a partir de hierbas como la albahaca.

Té Negro

El sabor más robusto del Té Negro, así como su mayor contenido en teína, lo convierte en una bebida de fácil combinación con alimentos de sabores fuertes como la carne o los platos picantes. El Darjeeling Blend, de aroma afrutado, es un clásico de la hora del té, por lo que combina bien con platos con huevos. Para acompañar una ensalada con quesos salados como el Parmesano o el Feta te recomendamos el China Keemun Congou Superior.

Té Rojo

El Té Rojo es especialmente conocido por sus beneficios digestivos. Es por ello que la combinación con carnes o alimentos grasos lo hace especialmente recomendable para favorecer su mejor digestión.

 

Share

¡Nos gustaría conocer tu opinión!