Todo lo que siempre habías querido saber sobre el Ice Tea

Este fin de semana, sí. Por fin llega el sol, o al menos eso es lo que nos aseguran los meteorólogos. Con la subida de las temperaturas, nosotros nos lanzamos a prepararnos un riquísimo refresco natural: el ice tea.

En este artículo vamos a darte las tres claves sobre el ice tea: su historia, las diferentes formas de preparación, ya sea con té, infusión o rooibos y cómo endulzarlo y darle un toque especial. Allá vamos: 1, 2, 3 ICE TEA

1. El Origen del Té Frío

En la Feria Mundial celebrada en la ciudad de San Guisen el año 1904, un inglés llamado Richard Blenchynden presentó un stand en el que ofrecía infusión de té procedente de la India. Parece ser que debido al intenso calor reinante, las ventas no se estaban desarrollando como el esperaba, por lo que de pronto se le ocurrió servir el té con hielo. El éxito fue instantáneo, dando nacimiento a una floreciente costumbre.

2. Preparación del Té Frío

Podemos preparar nuestro Ice Tea de tres formas diferentes:

  • Infusión con agua caliente

Seguimos los pasos para la preparación del té caliente. Una vez filtrado lo dejamos enfriar a temperatura ambiente antes de ponerlo en la nevera. Si se desea enfriar rápidamente, hacemos una infusión un poco más cargada, para evitar que quede aguado al añadir hielo.

  • Maceración

Siguiendo las proporciones utilizadas en la preparación del té con agua caliente, dejamos reposar las hojas de té directamente en agua mineral a temperatura ambiente y las dejaremos macerar. En el caso del té negro lo dejaremos macerar de 10 a 12 horas y en el caso del verde de 4 a 6 horas. A continuación lo filtraremos y lo dejaremos reposar en la nevera. Conseguiremos infusiones más ligera, con menos teína y taninos y más transparentes.

  • Infusión concentrada: Método Express

Con esta forma de preparación podemos preparar té frío para consumir al momento. Se infusiona el doble de hojas de té de las necesarias en la formula habitual en la mitad de agua. (ej.12g. por 0,5l. siendo lo habitual 12g. por 1l.) Lo mezclamos en un recipiente con la cantidad de hielo necesaria para completar 1l. de líquido. Debemos tener en cuenta que algunos tés al dejarlos enfriar se oxidarán un poco, dando lugar a un cambio de color, por lo que os recomendamos añadirle unas gotas de limón para evitarlo.

3. Darle el toque especial al Ice Tea

Para endulzarlo os recomendamos jarabe de glucosa (almíbar) ya que permite una fácil disolución. Si no podemos añadir azúcar, siempre mejor cuando el té esté todavía tibio para que se disuelva con más facilidad.

Por otro lado, si nos queda té preparado, podemos elaborar cubitos de hielo para enfriar futuras infusiones. También podéis añadirle frutas troceadas o zumos naturales, y así añadirle antioxidantes y vitaminas extra a vuestro té helado.

Y ya solo nos queda disfrutar de nuestro Ice Tea. ¡Feliz fin de semana!

 

Share

Comentarios y Opiniones

  1. Marlen dice:

    Muchas gracias por vuestras recomendaciones.
    Suelo preparar mi té frio por maceración, aunque siempre tengo la duda de cuánto tiempo dejar en la nevera las infusiones, Wild Peach, etc.
    Ahora voy a intentar hacerlo “concentrado o express” a ver qué tal me sale.
    Besos.

    • Tea Shop dice:

      Hola Marlen,
      Recomendamos para la maceración un mínimo de 2 horas, cuanto más tiempo más gusto, por tanto lo mejor unas 6 horas. Lo bueno es que nunca deja un gusto amargo, pero mejor no pasarse mucho pues los tés no tienen conservantes y la crianza de bacterias puede tener lugar como en cualquier alimento húmedo. Que disfrutes de tu Ice Tea!

  2. Elena dice:

    Buenos días,
    Gracias por vuestras explicaciones.
    Yo preparo mi Ice Tea por maceración, es lo que me resulta más cómodo, lo dejo reposar en la nevera toda la noche y por la mañana lo filtro y ¡ya está!, puedo tomar el te durante todo el día.

¡Nos gustaría conocer tu opinión!