“El té y el Zen tienen un solo sabor” Sen Sotan

El Zen es una rama del Budismo que llegó a Japón desde China en el siglo IX junto al té, y que tiene entre otros objetivos la  recuperación de la simplicidad y de la sencillez. El zen domina todos los ámbitos de la cultura japonesa; La arquitectura, la poesía, la pintura, el ikebana y como no el “Cha No Yu”, o la vía del té.

La búsqueda de la perfección y la experiencia de la atención plena, el estar aquí ahora, son algunas de sus enseñanzas, lo que queda perfectamente reflejado en los movimientos sutiles y perfectos del maestro de té.  Os dejamos un pequeño cuento Zen con aroma de té para acompañar vuestras tazas.

La taza vacía
Cuenta la leyenda la visita de un famoso guerrero a la casa de un maestro Zen. A su llegada, el guerrero se presenta al maestro relatándole todos los títulos que ha conseguido en largos años de estudio y sacrificio. Tras presentarse, le solicita al maestro que le enseñe los secretos del conocimiento Zen. Por toda respuesta el maestro se limita a invitarlo a sentarse y ofrecerle una taza de té.
Sin dar muestras de mayor preocupación, el maestro vierte té en la taza del guerrero, y continua haciéndolo con la taza ya llena.
El guerrero desesperado advierte al maestro de que la taza ya esta llena y el té se esta derramando sobre la mesa.
El maestro le responde tranquilamente, “exacto señor. Usted ha venido con la taza llena, no podrá aprender nada si no trae una taza vacía”.

Share

¡Nos gustaría conocer tu opinión!