Charming Tea los huevos de Pascua más golosos.

En el año 1884, un joyero ruso llamado Peter Carl Fabergé recibió un encargo del zar Alejandro III. Debía diseñar una pieza muy especial para su esposa María Ferodrova como regalo de la gran fiesta de Pascua. El regalo consistió en un huevo con cáscara de platino que contenía dentro uno más pequeño de oro. Al abrirse este último, se encontraba una gallina de oro en miniatura que tenía sobre su cabeza una réplica de la corona imperial rusa.

Este regalo tan especial agradó tanto a la zarina que el zar ordenó que Peter Carl Gustavovich Fabergé fabricara un huevo de Pascua cada año para ella, estipulando solamente que el huevo fuese único y que encerrase una sorpresa.

Para el diseño de los huevos imperiales Fabergé se inspiró en distintos estilos artísticos europeos; como el Barroco, el Rococó, el Neoclásico o el Modernista, así como en obras de arte que contempló durante sus estancias y viajes por Europa.

Elaborados en distintos materiales y recubiertos de incrustaciones de piedras preciosas y semipreciosas, cada uno de ellos guarda una sorpresa dentro como figuras en miniatura o retratos de la familia Romanov.

Entre los años 1885 y 1917, la Casa Fabergé elaboró un total de 69 huevos para los zares, la aristocracia y la élite industrial y financiera, de los cuales se conservan 61, repartidas por todo el mundo.

Inspirándonos en estas preciosas obras de arte Tea Shop te presenta en exclusiva la Colección Charming Tea. Cada huevo guarda en su interior una de nuestras variedades más exquisitas de tés de chocolate.

Para su elegante diseño nos hemos inspirado en cuatro joyas arquitectónicas: el Palacio de Versalles , el Museo del Hermitage en San Petersburgo , el Palacio de Buckingham de Londres y la Galería Uffizi en Florencia .

Una auténtica joya con la mejor de las sorpresas en su interior, perfecta para regalar o coleccionar como sofisticado elemento decorativo.

 

 

 

Share

Comentarios y Opiniones

  1. Carmen dice:

    Un acierto lo de los huevos. Yo he comprado tres. Como regalo ideal y como decoración muy bueno. Me pareció un poco caro, pero ya digo que para regalar es un detalle.

¡Nos gustaría conocer tu opinión!