EL ARTE Y EL TÉ (I)

El Té ha inspirado a muchos artistas que lo han convertido en el protagonista de sus obras. Desde impresionistas que reflejaban en sus cuadros la vida cotidiana y los momentos de ocio y relajación, como la hora del té, hasta los expresionistas que convirtieron las elegantes teteras y tazas de té en protagonistas de sus bodegones.

Aunque los estilo pictóricos varían mucho el uno del otro, cada artista se inspiró igualmente por esta histórica y popular bebida.

Con este artículo iniciamos una serie en la que descubriremos las pinturas de algunos de los grandes maestros de los últimos siglos que hicieron del mundo del té el protagonista de sus obras:

The Cup of Tea

Mary Cassatt

1880–81

The Metropolitan Museum of Art

Mary Stevenson Cassatt (1844–1926) fue una pintora estadounidense que inició sus estudios de pintura a los 15 años. Cinco años después se trasladó a París con el objetivo de proseguir sus estudios tomando clases particulares, ya que por entonces no era posible para las mujeres matricularse en la Escuela de Bellas Artes. Formó parte del círculo de los impresionistas y entabló amistad con grandes pintores como Edgar Degas, Camille Pissarro o Berthe Morrisot.

Cassatt creó a menudo imágenes de la vida social y privada de las mujeres, con especial énfasis en los lazos íntimos y afectivos entre madres e hijos. En este caso, en 1880, dedicó una serie al ritual de tomar el té de la tarde, muy establecido entre las mujeres de clase media alta.

 

 

Naturaleza muerta con tetera y frutas

Paul Gauguin

1896

Metropolitan Museum of Art, New York City

Eugène Henri Paul Gauguin (1848 – 1903) fue un pintor postimpresionista. Desarrolló la parte más distintiva de su producción en el Caribe (Martinica) y en Oceanía (Polinesia Francesa), sitio este último dónde pinto este cuadro.

Vivió una vida burguesa y acomodada dedicándose a la Bolsa hasta que en 1874, visitó por primera vez una muestra de pintura impresionista. A partir de ese momento empezó a tomar clases de pintura y a expone sus obras junto a los impresionistas. Al decidir dedicarse exclusivamente a su nueva pasión e incapaz de asegurar la subsistencia de su familia, abandonó a su mujer y a sus hijos en Dinamarca. Posteriormente viajó con sus colores y pinceles a Panamá, Martinica, Bretaña y Polinesia. Su estilo pictórico, como se puede observar en este cuadro, se caracteriza por dar especial importancia a la expresividad de los colores, la búsqueda de la perspectiva y el uso de formas plenas y voluminosas.

Genevieve Bernheim de Villiers

Pierre-Auguste Renoir

1910

Musée d’Orsay (París)

Pierre-Auguste Renoir (1841-1919) fue un pintor francés impresionista. En la segunda parte de su carrera se interesó por la pintura de cuerpos femeninos en paisajes, inspirados a menudo en pinturas clásicas renacentistas y barrocas. En sus creaciones muestra escenas de la vida cotidiana y en muchas ocasiones retrato dulces y entrañables escenas protagonizadas por niños, como en este caso de la joven Genevieve con un juego de té.

 

 

 

Share

¡Nos gustaría conocer tu opinión!